domingo, 29 de noviembre de 2015

LORE + SANDRA

Orozco, Vizcaya. Un pequeño pueblo cerca de Bilbao al que llegar un viernes al caer la noche, bajo una ligera llovizna y una niebla espesa que te hacen sentir como en casa. Con el móvil en la mano y la mochila al hombro mientras buscas una casona rural llamada Artiñano Etxea y un par de chicas con las que cada email, cada llamada, te han provocado más y más ganas de que llegara por fin ese fin de semana.

Así comenzaron los días de Lore y Sandra, una vasca y una catalana que mi compañera ya conocía gracias a su espacio Belaza Gallery y de las que yo me enamoré en lo que se termina un viernes y transcurre un sábado. Por su encanto, su dulzura y su forma de hacerme sentir parte de esa familia de amigos que iban a celebrar su boda, presentándome a todos y explicándome en un a parte por qué algunos momentos se volvían tan emocionantes de repente, tan especiales para todos. Por su increíble buen gusto y buen hacer en cada detalle, sus pequeños planes para hacer importantes a todos. Así comenzaron los días de sus amigos riendo a carcajadas y bailando sin descanso, y también de las tormentas eléctricas que asolaron España durante unos días en los que todos los fotógrafos del país debimos ver cómo los planazos en exterior que habían preparado nuestras parejas quedaban tachados sin remedio. Pero qué importa cuando todo lo demás sale a pedir de boca.

El viernes llegué a una casona en la que aún había poca gente: Lore, Sandra y los amigos que habían venido de Cataluña y que también se alojarían allí. Soltamos bártulos y nos fuimos a cenar a un restaurante del pueblo. Nos acostamos temprano para levantarnos pronto y desayunar juntos antes de comenzar a preparar la fiesta. Algunos colocaban las flores mientras otros improvisaban la ceremonia en exterior en el salón de la casa, colocaban las cervezas y limonadas a la entrada, los detalles de la decoración por la planta baja y Luz, la chef encargada del catering, empezaba a preparar el cocktail largo que sería la comida para que todo estuviera a punto, con toques catalanes pero desarrollo principalmente mejicano (el tequila era una clara declaración de intenciones). Claudia peinaba y maquillaba a varias invitadas mientras Lore creaba sus ramos de novia, los primeros de su vida, en los mismos tonos alegres que sus vestidos, y me contaba la historia del tocado que llevaría; regalo de su madre cuando era pequeña, reencontrado hacía unos pocos años y restaurado por Claudia para ese día. Y la historia de cómo lograron encargar sus vestidos, toda una odisea por conseguirlos que mereció una y mil veces la pena. Puedo imaginármelas desempaquetándolos al llegar a casa, conteniendo la respiración hasta comprobar que de verdad eran de su talla.

Todos (catering, dj, peluquera y maquillada, música en directo), todos eran amigos de Lore y Sandra, y al único agente externo de la fiesta, la de las cámaras, le hicieron sentir como si llevara allí toda la vida con ellos. Nunca nos cansaremos de alegrarnos de corazón por esto.

Otra de esas bodas que se nos quedan dentro y otra, de nuevo, en el País Vasco, que parece haberse convertido sin premeditación ni alevosía en una zona a la que atraemos y que nos atrae una y otra vez.

Podéis ver esta boda publicada en ATodoConfetti. :)



Localización: || Peluquería, maquillaje y corona de Sandra: Claudia Blanchar || Vestidos: Faustina Sumano García || Zapatos: Swedish Hasbeens || Catering: Luz Churruca || Canción del primer baile: Begoña

lunes, 23 de noviembre de 2015

BRUMALIS


Muchas cosas se nos han ido quedando en el tintero durante estos últimos meses,y esta editorial que realizamos en BRUMALIS ha sido una de ellas. Casilda Se Casa la publicó en su momento ( parte I y parte II) y nosotras bombardeamos nuestro Instagram durante unos días (cuña publicitaria: podéis seguirnos en @diasdevinoyrosas  ;)  pero, ya metidas en  faena, se nos fue pasando el tiempo de un proyecto a otro sin publicarla aquí.

Así que, aprovechando que hace unos días recibimos varios carretes revelados por WALDEN STORE y encontramos algunas nuevas fotos, nos hemos dicho que hasta aquí; una editorial de moda con la que nos identificamos tanto,  y de la que estamos tan orgullosas, teníamos que compartirla.

Y he aquí. Como siempre, gracias infinitas a todos los artistas que han hecho esto posible:
A las chicas de BRUMALIS. Una maravilla poder contar con sus flores, su espacio, su creatividad y su buen gusto.
A Paula de Tocados LeTouquet, que acudió a nosotras para el proyecto y sin la que nada habría sido posible.
A Ina Fisun de TrendModels porque es LO MÁS.
A Rebeca Pulido por maquillar y peinar como una campeona a pesar de cargar con un bombo descomunal.
A Sole Alonso que, además de aportar su arte ya de sobra conocido, es una maravilla de persona con una cabeza que nos alucina. Unas Gildas a tu salúd Sole! <3
A todas las marcas que nos cedieron ropa para este shooting: Sole Alonso, Magpie Vintage Clothing, Hoss, Oysho, Zara, Anton Heunis, Tocados LeTouquet…


Y a nuestra querida Casilda Se Casa. Mil gracias por compartirlo.


 

jueves, 12 de noviembre de 2015

ERIKA+JOKIN

La boda de Erika y Jokin es quizás una de las bodas que más me ha hecho reflexionar en los últimos años. Sentarme, tomar aire y pararme a pensar, algo para lo que en temporada de bodas, desafortunadamente, no tenemos mucho tiempo.
Todas estas reflexiones giraban en cuanto al termino LIBERTAD, y a los condicionamientos a los que nos enfrentamos aún sin quererlo cuando hablamos de las bodas. En vuestro caso, como parejas que os vais a casar, y en nuestro caso en cuanto a la libertad y la responsabilidad que tenemos como fotógrafas.
Conocí a Erika hace muuuuchos años por medio de nuestro amigo en común Lucas. Durante mucho tiempo hablamos largo y tendido por internet, e incluso estuve apunto de lanzarme a su aventura Australiana (me arrepentiré durante toda la vida de no haberlo hecho). Siempre me ha parecido una de esas personas a las que la seguridad, la confianza y el estilo natural les aporta una belleza que brilla por encima de todo. Tanto ella como Jokin llevan el buen gusto de serie. Podemos llamarlo "estilo" en el surf, "arte" en las fotos, "rollo" en el aspecto y "esencia" en la personalidad. (No podéis dejar de visitar su blog FOLLOW THE VANE).
Durante años mantuvimos contacto vía internet o vía pequeños encuentros, en el Festival de Longboard de Salinas, en Deboolex, tomando unas sidras por Gijón… Y, las vueltas que da la vida, entre amigos y personas en común acabé haciendo las fotos de su boda.
Mi amiga Itzi (la autora del fashion film de la campaña Ritual Lovers de Otaduy), íntima de Erika, me estaba contando que Erika y Jokin se casaban y que ella les iba a hacer el video, que iba a ser un fiestón y la buena pinta que tenía todo, y sin dudarlo ni un segundo le dije: Itzi, tengo un fin de semana libre en Agosto, el único de la temporada, si me cuadra… Me voy a hacerle las fotos. En ese momento y contra todo pronóstico, con muchas bodas a las espaldas, muchas en camino y un solo fin de semana en el horizonte, nada me podía apetecer más.
Al final los astros se alinearon y la fecha coincidió. Cuando le dije a Erika que quería hacer las fotos de su boda casi se muere de la emoción.
Ella no tenía pensada una BODA en mayúsculas; de hecho iba a ser una fiestecilla, entre amigos, sin ninguna pretensión, organizada en un par de meses, sin fotos, sin grandes vestidos ni grandes despliegues, solo por el placer de estar todos juntos y disfrutar. Y yo, a esas alturas de temporada, necesitaba exactamente lo mismo: relajarme y disfrutar, sin pretensiones, sin que nada dependiera de mi, sin que nadie esperara nada, con la libertad que te da saber que haces absolutamente lo que te da la gana y solo para ti. Hacer fotos sin pensar, arriesgar hasta donde quieras, volverme loca con la edición y ser parte de algo desde dentro para aprender de esa sensación y procurar no perderla nunca. Y la manera en que organizaron esta boda fue precisamente lo que mas me atrajo. Su libertad me dio mi libertad.
Muchas veces, todo lo que rodea las bodas se convierte en una parafernalia añadida en la que nos olvidamos de lo que realmente resulta importante. Un circo en el que si las flores tienen un tono mas rojo que rosáceo se origina un drama familiar, en el que que si el vestido de la novia tiene una arruga se convierte en drama de estado, y me rió yo del conflicto de Gaza cuando la madre de la novia tiene a bien decir que si la chiquilla en cuestión no va demasiado maquillada…
La boda de Erika y Jokin se encontraba totalmente en la franja opuesta. La misma mañana de la boda sus amigas, orquestadas por Ana Orozco, colgaban piñas de papel de los chinos a modo de decoración mientras bebían birras, un cocinero amigo utilizaba las instalaciones de una sociedad gastronómica de Zarautz para preparar comida fría que se pudiera mantener hasta la noche, la madre y la hermana de Jokin preparaban cientos de exquisitos postres caseros y Erika compraba sushi en el Eroski mientras Jokin intentaba bajo todos los medios hacer todos los recados para poder darse un último baño como soltero.
Mientras unos colgaban bolas de papel de unas cuerdas otros descargaban las sillas. Nada del último modelo dorado Imperio, ni las mas cool de Philippe Stark: las que la sociedad de festejos de Zarautz les había prestado para la ceremonia, las plegables, las de toda la vida. En un lateral de la casa un cocinero con estrella Michelín preparaba las brasas para una barbacoa, criollos y morcilla, sin excentricidades ni menús de 5 platos.
La decoración floral fueron arbustos y flores silvestres que recopilamos en el momento y metimos en las botellas de Coca-Cola que se iban acabando, entre llamadas y más llamadas en busca del tercer camarero que pondría las copas esa noche, junto con los dos hermanos pequeños de alguno de los invitados que se sacarían un sueldecillo en la "boda-fiesta" de aquella amiga de su hermana. Así todo.
Con esto no quiero tirar por tierra el trabajo de los grandes profesionales que normalmente trabajan para que una boda sea perfecta. Wedding planners, floristas, chefs, jefes de sala, camareros y demás profesionales del sector. Nada más lejos. Pero disculpen mi osadía cuando me atrevo a decir, tras muchas bodas a mis espaldas, que a veces se nos olvida realmente lo que una boda significa y nos perdemos en los detalles menos importantes.
Erika se preparó entre cervezas y pitis de liar, sushi del barato y amigas, muchas amigas. La que la maquillaba, la que la vestía, la que la fotografiaba. Fue la primera vez en unos preparativos de boda que yo estaba más nerviosa porque no me salía mi maldito eye liner y no conseguía peinarme decentemente que de tener una foto de revista. Y no os miento si os digo que fue maravilloso y que la foto de revista, a las pruebas me remito, la conseguí igual. 
Hicimos pompones de lana para decorar la furgoneta, mientras escapábamos de los tábanos, bebíamos cerveza, disfrutábamos de las vistas del caserío de Itzi y fumábamos mientras nos pintábamos los labios en el retrovisor. Así, con la calma que siempre debería rodear todos y cada uno de los momentos previos.
Los nervios se convirtieron en sonrisas cuando al subir a la furgoneta empezamos a cantar, beber cerveza y bailar. Erika entró a la ceremonia conduciendo ella misma sin conseguir que se le calara la furgoneta ni una sola vez (todo un mérito para una novia nerviosa que conduce una antigua furgoneta prestada) . Allí la esperaban Jokin y su hija Kleo, y fue uno de los momentos mas bonitos del día.
La ceremonia fue a base de rezos surferos ideados por la cabeza pensante de Mikel Urigoitia y resultó un no parar de reír (y llorar). La luz me hizo el regalo de mi vida; sin haberlo pensado siquiera me obsequió con el mejor de los atardeceres durante los apenas 3 minutos que conseguí hacerles subir y bajar una colina para robarles algunos retratos. Sin forzar, con naturalidad, sin posar… Déjándoles que caminaran y que hablaran. Todo fluía. La luz, ellos, el paisaje, mis fotos…Sin ni siquiera planificar.
De la fiesta poco os puedo hablar, ya que servidora dejó la cámara y se dio a los GinTonics con una analógica compacta en la mano. Porque a esta boda se venía a disfrutar y parte de su gracia era que yo disfrutara como la que más… Y vaya si lo hice. Con Las Marines (María e Inés) Mario Azurza A.K.A  "El Ciruelo", RJ y Tincho a los platos, la fiesta siguió hasta que el sol volvió a brillar y allí bailó hasta el conductor del autobús. Pero eso ya es otra historia.
Erika y Jokin me han dado las gracias hasta la saciedad por las fotos de su boda. Pero lo que no saben es que yo les debo mucho más a ellos.




Publicada en BIPPITY

miércoles, 4 de noviembre de 2015

VERENA+FERNANDO

La de Verena y Fernando fue una boda inolvidable para nosotras, no solo por el subidón que supone  enterarte que iba a ser nuestra primera boda publicada en VOGUE NOVIAS ( Que os aseguramos…que eso es mucho subidón), sino porque desde el primer momento nos sentimos parte de  la familia.
Hacemos mucho hincapié en esta expresión porque creemos que tenemos la suerte de que todos nuestros clientes nos llamen precisamente porque buscan esa cercanía, y cuando estas documentando un día tan importante en la vida de dos familias sentirte parte de ello es algo imprescindible, al menos para el team DDVYR.

Desde el primer skype con ellos la conexión fue total, siempre teniéndonos al día y adelantándonos todos los detalles. Soñábamos con ver esa maravilla de vestido en el que Verena y su mejor amigo Fabio ENCINAR, ( futuras novias no le perdáis la pista porque ya esta dando mucho que hablar)  habían logrado plasmar el vestido de sus sueños.
Vivimos de cerca la búsqueda contrareloj del par de zapatos de Valentino que Vere rastreó desesperada por todo Europa y nos alegramos cuando por fín los encontró como si fueran a formar parte de nuestro propio fondo de armario. Nos emocionamos con la sorpresa que le dio a su amiga Nuria diseñadora de la marca de joyería de SmallAffaire cuando decidió ponerse en un día tan especial los pendientes que esta le había regalado, y disfrutamos como enanas cuando nos abrieron las puertas de las estancias que no se pueden ver normalmente del Pazo de Oca, ya que era de unos amigos de la familia.
La noche antes casi no pudimos dormir deseando que llegara la mañana siguiente.
Verena,es de esas personas que además de tener una belleza serena que podrías observar durante horas,  es pura templanza y saber estar, como buena alemana tiene las ideas claras y no se pierde en tonterías.
Quería que su boda fuera algo sencillo sin todos esos artificios que últimamente hacen que las bodas se parezcan mas a ferias y que diluyen la propia celebración. Un sitio bonito, estupenda comida, y  bailar hasta el anochecer rodeada de tus amigos y familia. Sin complicaciones, sin atrezzo, sin colorantes.
Puro y duro sentimiento como son ellos.
Contaron con la ayuda de la Wedding Planner Gallega Rebeca Senra, que se ocupo de que todo estuviera perfecto.
Fernando, empresario, luchador, caballero de los pies a la cabeza, amante de los Habanos y embajador de Montecristo, amigo de sus amigos y amante de su familia.
Una pareja de 10, tanto por fuera como por dentro, que nos hicieron disfrutar junto a toda su familia y amigos, y reencontrarnos con alguna cara amiga como Ana María de Mimoki, en un día que difícilmente olvidaremos.
Siempre repetimos lo mismo pero de corazón, gracias por hacernos parte de vuestro día.

 


Fotografía: Cecilia A.H.Arias y Aida Holgado para Días de Vino y Rosas// Localización: Pazo de Oca // Vestido: Encinar // Wedding Planner: Rebeca Senra // Zapatos: Valentino // Pendientes: SmallAffaire// Música: Marcos para PlayMusic// Catering: Boketé//

lunes, 28 de septiembre de 2015

ROCÍO + IÑAKI

Ayer, Confesiones de una boda compartía nuestra primera boda en Gerona, allá por principios de este verano trepidante que llega ahora a su fin. Un verano que nos ha sabido a muchas experiencias pero que se ha desvanecido de un día para otro, con nosotras al volante, a la cámara y a la pantalla. Un verano que estamos deseando compartir con vosotros poco a poco, empezando ahora mismo. :)

La primera vez que hablamos con Rocío era ya de noche y yo estaba en esta misma habitación, organizando calendario y editando algunas fotos. Comenzó a hablarme de sus planes para su boda, de la masía familiar en la que se prepararía, la ceremonia en el bosque cercano, el cocktail en la piscina, la barbacoa al aire libre... Y caímos rendidas a su plan, buscando vuelos con destino Barcelona mientras nos enamorábamos de su marca, Wilhelmina García, y el talentazo que desbordaba. Los meses pasaron, la temporada comenzó, su fin de semana llegó... Y todas sus emocionadas descripciones se quedaron escasas para describir lo preciosa que estaba la masía decorada con globos de colores, el puesto de bienvenida con sombrillas, sombreros y limonadas. Las gafas 3D para disfrutar del espectáculo y las palomitas para lanzar a los novios. Los bancos a la sombra de los árboles, la ceremonia en el bosque, el enorme pato de la piscina, el traje especial de su perro para la ocasión. El vestido vintage de L'Arca, las joyas que eligió llevar el día de su boda, las que eligió llevar su hermana. Su sonrisa tímida, el buen gusto evidente en cada detalle. Allí conocí a Gang and the wool, a la que recuerdo acercándose con una sonrisa en los labios para presentarse y cuyo trabajo hizo de cada detalle una fotografía preciosa. Y a Mr. K! y al equipo encargado de la música, que me hicieron reír durante la comida y pincharon temazos durante la fiesta, después de que también lo hicieran otros DJ invitados a la celebración.

Ha pasado un verano que parece haber durado años o minutos, según se mire, pero es un placer volver a revivir cada detalle.

Actualización: Gang and the wool acaban de sorprendernos con un texto precioso sobre su trabajo en esta boda, acompañado de nuestras imágenes. :)

lunes, 6 de julio de 2015

ALVARO + BRITTANY


Lo reconocemos… 
Hemos tenido nuestro blog un poco descuidado, ¡pero ya hemos vuelto! La temporada 2015 ha comenzado arrasando con nuestra agenda, consumiendo cada minuto del día y llevándonos de acá para allá por toda la geografía española. En lo que llevamos de año hemos visitado Madrid, Cataluña, País Vasco, Andalucía, Castellón, Castilla, Guadalajara, Galicia... y unos cuantos lugares más, encontrándonos siempre con vosotros, “nuestros novios”, que nos recibís con los brazos abiertos y nos hacéis partícipes de vuestro día con plena confianza (no nos creemos la suerte que tenemos). Pero entre hora y hora de edición, de mails y maletas, nos ha venido a la mente esa pregunta: ¿no deberíamos compartir todo este vaivén fotográfico en el blog?

Empecemos por Córdoba :)

Cuando Indira, de D-Pleis, nos escribió hace tiempo para hablarnos de esta boda, nos pareció que tenía una pinta increíble¡¡  Una boda diferente y nueva para nosotras: una Destination Wedding en toda regla, con una novia californiana y un novio español que viven desde hace años en California pero fue en Córdoba donde se enamoraron. Y desde el primer email que intercambiamos con ellos sentimos esa conexión de la que tanto hablamos, esa que nos hace saber que hemos dado con nuestra pareja y que nuestra pareja ha encontrado a sus fotógrafas.  ¡Y no nos equivocábamos! A pesar de los 39ºC que azotaban Córdoba a las cinco de aquella tarde no pudimos disfrutar más del tiempo que pasamos con Britt mientras se preparaba en un precioso patio cordobés, ni reírnos más con Álvaro y sus amigos mientras intentaban anudarle la corbata sin éxito, ni emocionarnos más durante su ceremonia, que enlazaba tradiciones de ambos lados del Atlántico bajo un precioso marco de plantas vibrantes. Se nos movían las caderas solas mientras fotografiábamos la fiesta y se nos escapaba la sonrisa de continuo viéndoles reír a carcajadas.

Queda mucha temporada por delante pero queremos decirlo y repetirlo todas las veces posibles: GRACIAS por elegirnos, por confiar en nosotras y en nuestro trabajo. Por esas reacciones emocionadas a los reportajes entregados y esos mensajes de domingo al mediodía diciéndonos lo cómodos que os sentisteis con nosotras. 

Gracias, Álvaro y Brittany, por ese email eligiéndonos para estar con vosotros celebrando vuestra fiesta en Córdoba. :)


 

jueves, 19 de marzo de 2015

MAITE + DANI

Lo de Maite y Dani, es otra historia, su historia. Firmaríamos con los ojos cerrados un contrato vinculante de aquí al infinito en el que nos aseguraran que todas nuestras parejas van a ser igual de auténticos que ellos, o al menos un 50%. Puedo empezar diciendo que ambos son músicos, amantes y apasionados de esta y que tuve los pelos de punta durante al menos 15 minutos, cuando Maite vestida de novia, con un vestido confeccionado por ella misma, se sentó a tocar el piano justo antes de salir hacia su boda.
Y que salieron ni mas ni menos que en un Cadillac y acompañada por Tula, la perrita de ambos.
Una boda pequeña e íntima, al aire libre y decorada con la inestimable ayuda de su peluquero y sus amigos. En la que se demuestra que las mejores cosas salen cuando se hacen con amor, y cuando uno se va a cortar plumeros a los aledaños de la autopista días antes para decorarlo todo.
Porque empezar el día de tu boda poniendo un vinilo y bebiéndose un par de cervezas con amigos, es la mejor manera de hacerlo.
Lo que mas nos gusta de las bodas civiles es la cercanía de las ceremonias, en las que amigos y familiares hablan directamente a los novios, les hacen reír, les hacen pasar vergüenza y les hacen llorar de emoción, creo que esos momentos en los que tu piel se eriza y tus lágrimas empiezan a asomarse con las palabras de un desconocido son los que hacen que nuestra adicción por este trabajo crezca día a día.

Y para rematar un fin de fiesta épico nada mejor que irte con tus colegas de siempre, a el bar de siempre. Y si ya todos ellos están dispuestos a tocar el día de tu boda con sus grupos Tuscaney Valley Experience o Peralta entre otros y convertir este día en La Fiesta de tu Vida, ( porque servidora que ha estado en muchas fiestas…puede decir que esta tenía toda la pinta de acabar siendo" LA FIESTA" en mayúsculas), el resultado no puede ser mas inolvidable.

Lo que la música ha unido, que no lo separé el hombre.

Gracias a Maite y Dani por confiar en nosotras desde el principio, por hacernos sentir parte de la familia, por esos conciertos y por ser como sois, no cambiéis nunca chicos.

Y mil gracias también a nuestra estupenda second shooter Aida Holgado, que es una crack y muchas de estas bonitas fotos son obra suya, un placer compartir contigo esta y muchas mas bodas junto a DDVYR :)